domingo, 7 de febrero de 2016

Omoide no Marnie (2014)

"A Marnie le encantaba presumir a sus padres y sus glamorosas fiestas extravagantes. 
Pero la verdad es que la estaban descuidando."


Omoide no Marnie (思い出のマーニー; traducción Los Recuerdos de Marnie) es una película de animación japonesa dirigida por Hiromasa Yonebayashi, producida por Toshio Suzuki y escrita por Hiromasa Yonebayashi, Keiko Niwa y Masashi Ando, está basada en la novela "When Marnie Was There" de Joan G. Robinson. Esta vendría a ser la última pelpiucla de los estudios Ghibli



Todo tiene un final, nada dura para siempre; dice una canción del puertorriqueño Héctor Lavoe; lo cito debido a que la sección de largometrajes del estudio Ghibli ha sido clausurada (debido a la salida de Miyasaki), y por tal motivo Omoide no Marnie de Hiromasa Yonebayashi sería la última película de este afanado estudio, ojalá que cambien de opinión y nos sigan regalando más filmes. Omoide no Marnie, como ya se mencionó, vendría a ser la última película de este estudio japonés, esta película que si bien no está a cargo de Miyazaki ni de Takahara, tiene toda la mística de Ghibli, como presentarnos una historia real maravillosa, mostramos elementos de la cultura tradicional japonesa, crear personajes entrañables y el respeto a la naturaleza, Yonebayashi logra plasmar en su segundo largometraje una historia fresca y estremecedora, cargada de espiritualidad, de recuerdos pasados que se confunden con vivencias actuales, un círculo vicioso que debe de cerrarse, una amistad que va más allá de las leyes físicas y de la teoría lineal del tiempo, además se da espacio para tratar temas complejos como la soledad , las relaciones familiares, la identidad, la perdida, la madurez y la búsqueda de un lugar en este mundo.





Yonebayashi logra crear un melodrama que juega con las emociones, ya que puede hacerte reír como llorar en cuestión de segundos, eso sí sin caer en la cursilería, ni en lo predecible, ya que cada plano esta detalladamente construido para tocar las fibras más sensibles de nuestra alma. La naturaleza también tiene un papel importante aquí, comenzando que casi toda la película se desarrolla en el campo, partiendo desde que la protagonista (Anna) viaja al campo para tratar su asma, dándole un don sanador ya que en la ciudad esta enfermedad empeora; así como el agua y el viento son elementos que están presentes para purificar su cuerpo, su alma y su mente, permitiéndose un recuentro con ella misma, además aparte de la naturaleza, vemos que el pueblo es muy tradicionalista y las costumbres japonesas son practicadas por la totalidad de este pueblo, todo este ambiente puro y limpio, ayuda a Anna a encontrase no sólo consigo misma, sino también con su pasado, y le permite esclarece muchas cosas, las cuales inconscientemente les causaban malestar.



En resumen se puede decir que si este es el final de Ghibli, que buen regalo nos dejaron, una película madura, no sólo por parte de la temática, sino también en la técnica de animación y en la música que satisface los sentidos de la vista y del oído, es decir una película completa en todo sentido de la palabra, y como seguidor de esta empresa espero que sólo un hasta luego, ya que espero poder contemplar más maravillas de la animación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada