lunes, 4 de septiembre de 2017

Death Note (2017)

"Dreams are places you can have fun, right? "



Death Note es una película de los EE.UU. dirigida por Adam Wingard, producida por Roy Lee, Dan Lin, Masi Oka, Jason Hoffs y Ted Sarandos; escrita por Charles Parlapanides, Vlas Parlapanides y Jeremy Slater; distribuida por Netflix y Warner Brothers; protagonizada por Nat Wolff, Lakeith Stanfield, Margaret Qualley, Shea Whigham, Paul Nakauchi, Jason Liles y Willem Dafoe; está basada en el manga homónimo escrito por escrito por Tsugumi Ohba e ilustrado por Takeshi Obata y el anime dirigido por Tetsurō Araki.





Para mi es difícil escribir algo sobre esta película, puesto que yo he visto el anime unas tres veces y leído el manga, así como sus películas japonesas; cuando Netflix anunció que lanzaría la versión “gringa” los fantasma de la tristemente célebre “Dragon Ball Evolution” se apoderaron de mi mente, y cuando vi el cast y el tráiler, mis expectativas fueron muy bajas. No obstante decidí ver la película, pues para opinar de un film, es necesario verlo primero, no se puede dar un veredicto a ciegas.
La película no me gustó, y no tiene que ver que la historia haya sido cambiado (vamos no esperaba un argumento igual al del manga / anime) o que los personajes no se parecieran físicamente a los originales (eso tampoco me afectó mucho), lo que me pareció un desperdicio fue que la esencia de Death Note fue tirada a la basura, pues lo que más me llamaba la atención de la obra original, es el duelo mental que tenían Light con L y que se mantuvo incluso luego de la muerte de este último, mostrando a ambos personajes como seres astutos e inteligentes, capaces de salir de las trampas que le ponía su adversario, así como de brindarnos un entretenido juego mental, en donde ninguno estaba dispuesto a perder, ya que ambos encontraron su horma de su zapato, y querían demostrar quién era más inteligente.





Sin embargo en la versión de Netflix todo eso se hecha a la borda, pues no presenta eso, que es lo interesante y entretenido de la serie, ni Light ni L están mentalmente a la altura de sus versiones originales, por un lado tenemos a un Light más adolescente carente de malicia y de aires de grandeza, me dio la impresión de que esta versión de Light es incapaz de planear estrategias complejas como su versión del manga/anime y esta versión de L lo veo como la de un detective promedio; pero, debo rescatar que al principio esté L me pareció lo más acercado a su versión original, pero luego es vencido por sus emociones desdibujando el buen trabajo que había hecho el actor; los otros personajes me parecieron intrascendentes (incluido Ryuk) una mención aparte para Misa Misa Mia que creo que tuvieron una buena idea en hacerla algo oscura, egoísta y manipuladora, sin embargo, y como dice el dicho, de buenas intenciones está hecha el infierno; y este personaje termina siendo el estereotipo de villana cliché de películas adolescente gringa, en donde no sientes empatía con ella, creo que si hubiesen respetado a la personalidad del personaje o hacerla la verdadera “villana”, hubiera sido más interesante.



En conclusión una película adolescente mala, sin ideas, sin personajes sólidos, y eso que Netflix tuvo todo para hacer una versión decente, ya que la historia original es sólida y compacta.